martes, 28 de octubre de 2008

VACAS GORDAS Y VACAS FLACAS - GENESIS. 41: 17- 33

Génesis 41:17-21. V. 17 “Entonces Faraón dijo a José: En mi sueño me parecía que estaba a la orilla del río; V.18 y que del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado. V. 19 Y que otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto. V. 20 Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gordas; V. 21 y éstas entraban en sus entrañas, mas no se conocía que hubiesen entrado, porque la apariencia de las flacas era aún mala, como al principio. Y yo desperté.”
Génesis 41:25-32 V. 25 “Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer. V. 26 Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo. V. 27 También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, siete años serán de hambre. V. 28 Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón. V. 29 He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. V. 30 Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra. V. 31 Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima. V. 32 Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura a hacerla.”

Las crisis de escasez, no solo es económica, también hay escasez cuando no somos productivos y se da también en el área espiritual. La escasez llega por lo general después de una bonanza o abundancia. Si tenemos un dinero, nos lo gastamos y quedamos lo mismo que antes; si tenemos un buen desarrollo de trabajo, bajamos de nota y nos desanimamos; si viene la bonanza y crecimiento en el trabajo, paramos y fácilmente nos conformamos. Vemos que José estuvo en el anonimato por más de dos años y solo en este entonces, Dios lo trae a la luz para ser usado. Pero aun en medio de la prisión José venia de poseer abundancia espiritual, puesto que dice la palabra que Jehová estaba con él. (Gen 39:23) Vv.23 No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba. Esto es un claro ejemplo de un hombre sencillo y humilde, que pudo romper los esquemas y pasar de una etapa de abundancia a otra de mas abundancia y vivir en sobre abundancia. Satanás usó a la mujer de Potífar para que José fuese puesto en prisión. Todo estaba bajo control de Dios, guiando y protegiendo a José hasta que estuviese preparado para ser usado por Dios. No fue ningún accidente que faraón tuviese un sueño y José los interpretase. José fue nombrado gobernador de toda la tierra de Egipto. La segunda autoridad después de Faraón. ¡Que cambio tremendo, de la vergüenza a gloria, de la prisión al palacio, de la esclavitud a gobernante exaltado. (De vacas flacas a vacas gordas.) Las pruebas, la vergüenza, la prisión, la enfermedad y las crisis, son las vacas flacas. Pero Dios nos ha prometido las vacas gordas, la gloria, el palacio, de esclavo del pecado, a ser hijos de Dios. En muchas formas, en la vida de José hay un paralelo con la vida de nuestro Señor. José fue un prototipo de Cristo. Actualmente vivimos días difíciles, la aflicción, la escasez de trabajo, la hambruna, las crisis política y financiera, la pobreza espiritual de la gente, niños en las calle trabajando, sin estudios, sin cuidado de los padres y mal alimentados, las familias en conflictos, el dinero escasea, cada día se repite la historia. ¿Que lección podemos aprender de todo esto?
Amados en tiempo de vacas gordas hay que saber guardar y no mal gastar lo que viene a nuestras manos, para que cuando venga el mal tiempo estemos preparados para vencerlo. En tiempo de abundancia se debe ahorrar. Por esto la Biblia siempre nos advierte que debemos saber aprovechar el tiempo cuando somos jóvenes que es el tiempo de las vacas gordas para cuando la vejes llegue , este es el tiempo de las vacas flacas y pueda mirar atrás y ver los frutos de su vida bien aprovechada en Cristo en la juventud. Nosotros nos preguntamos, ¿que podemos hacer ahora? Pues busca primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
No os afanéis diciendo: ¿que comeremos o que beberemos, o que vestiremos? Mateos. 6: 27- 34. José pudo fructificarse porque sus raíces estaban en Dios, y fue un siervo fiel en todo al Señor. El que se prepara en el tiempo de las vacas gordas, no sufrirá en el tiempo de las vacas flacas. Por eso vuelvo a decir sepamos administrar bien y al mismo tiempo ser fiel con el Señor. Lucas. 12: 42- 48.
Si nosotros no crecemos en conocimiento de la palabra, no oramos no ayunamos, no ganamos vidas, no congregamos estamos enflaqueciendo y debilitando nuestra vida espiritual y nuestra cosecha será mala. Pero Cristo nos ofrece una vida de abundancia en el Señor, es estar llenos del Espíritu Santo, llenos de la palabra de Dios, llenos de las riquezas espirituales, de sabiduría, de la ciencia de Dios. Romanos. 11: 33. Juan 10: 10.